let's debate!

CNN español

Juan Hernandez and Maria Cardona debate (Friday, 5pm C.T.) the politics of the week on CNN Español. Give us your opinion! 

Juan Hernandez 

Connecting World Leaders

The New American Pioneers

H.R.T.​

Hispanic republicans of texas

MEET THE MIDDLE MAN

TEXAS OBSERVER: Can a former Mexican cabinet minister steer Texas Republicans into the future?

OPINIÓN.

¿Republicanos herejes o íntegros? Bush y Romney no van al baile y romancean con el libertario​.


















CNNEspañol.com

By: Juan Hernández, July 20, 2016​​ 


Estamos frente a la Convención Republicana, después de algunos meses de una contienda a la que muchos le hemos seguido los pasos con detenimiento, manifestando los pros y los contras de la plataforma republicana y de su candidato.

A estas alturas, es claro que todos los esfuerzos desplegados en las últimas semanas para frenar al candidato republicano Donald Trump no han dado resultado. Aún así, hay un amplio sector del Partido Republicano, entre los que nos encontramos muchos hispanos, que nos oponemos con determinación a la candidatura este personaje. ¡Creo que Donald Trump en la Casa Blanca sería un peligro nacional e inclusive mundial!

Entre este sector que se opone a él, un importante número de delegados en la Convención ha manifestado su descontento (sin éxito aparente) ante la posibilidad de estar forzados a votar por un candidato que no es consistente con los postulados del Partido Republicano y que, por lo contrario, ofrece posturas cada vez más alejadas de sus principios.

Pregunta: ¿con todo este descontento, es razonable que pilares del Partido Republicano, inclusive expresidentes y exgobernadores —hablo de personas como Jeb Bush y Mitt Romney— se nieguen a votar por Donald Trump, se nieguen a ir a la Convención Republicana e, incluso, volteen hacia el candidato del Partido Libertario, Gary Johnson? Veamos porqué algunos piensan que sí es razonable. (En primer lugar, este favor se lo deben los libertarios al propio Trump, quien ha demostrado una increíble capacidad para hacerse de detractores, incluso dentro del mismo partido.)

Según algunos republicanos, el Partido Republicano tiene sólo tres pilares fundamentales: Freedom, Faith and Family, ninguno de los cuales representa Donald Trump. Muchos de los detractores de Trump (y de la Convención) sienten que su partido los ha abandonado y que por integridad no pueden votar por una herejía política. Si algunos de los detractores ahora ven como opción al Partido Libertario, es interesante entonces reflexionar qué está en la base del Partido Libertario que, de entre sus filas, puede ofrecer la "alternativa C" (de la que he hablado en otros escritos). ¿Podría el Partido Libertario rescatar a la gran Nación Americana del desastre que pueden significar Trump o Clinton? ¿Qué tan diferente es el Libertario al Republicano? Resumiendo mucho, puede decirse que el Libertario promueve tres principios:

a) Bajos impuestos. El Estado debe reducir su intervención empoderando a la población a que se defienda por sí misma. Es otra forma de proponer un gobierno pequeño, como promueven los republicanos.
b) Federalismo. Cree en dar mayor autonomía estatal para regular educación, salud y otros temas de interés social.
c) Libertad personal. El libertario respeta el derecho individual a decidir sobre muchos temas, incluyendo, y como ejemplo solamente, el uso de la marihuana. Dentro de la postura que le da su nombre a este partido, también le ofrece grandes libertades a los individuos y a los estados a decidir sobre temas como el aborto y el matrimonio homosexual.

Alguien ha dicho que en lo económico el Libertario es conservador como el Republicano (incluyendo la promoción del libre comercio) y en cuanto a lo social es liberal como el Demócrata permitiendo que los ciudadanos de cada estado rijan sus vidas. (Por cierto Gary Johnson es un gran promotor de la reforma migratoria.) Sigo preguntando: ¿hay tantas discrepancias entre el Republicano y el Libertario? Y, consideramos el desastre que suponen candidatos como Clinton o, peor aún, Trump, ¿es tan difícil justificar que algunos colegas hispanos, republicanos, e inclusive pilares del partido como Bush y Romney volteen hacia otras alternativas como la libertaria?

Mi postura es clara, ante la posibilidad de apoyar a un candidato potencialmente peligroso para la Unión Americana, lo mejor que puede hacer un republicano es votar contra Donald Trump. Pero cuando la otra opción más visible hasta ahora es Hillary Clinton, se requiere ampliar la perspectiva. Amigos republicanos me insisten que, en realidad, el Partido Libertario está más cerca de los principios del Partido Republicano que la plataforma política que hoy ofrece Trump en la Convención Republicana.

¿Voltearán grandes números de republicanos a considerar al Libertario #GaryJohnson? Hoy por hoy no sé pero lo que sí tengo claro es que #NeverTrump y #NeverHillary… Y, como Bush y como Romney no me siento ni hereje ni desleal coqueteando con otras alternativas.




OPINIÓN.

​​Ni A Ni B. Ni Clinton ni Trump.

CNNEspañol.com

By: Juan Hernández, July 13, 2016


Quienes con regularidad siguen mis textos –y quienes no, ahora se los confirmo- saben que me he expresado insistentemente en un solo sentido: #NeverTrump.  

Al leer esta postura muchos me han preguntado si es tal mi posición anti Trump, como para llegar incluso a votar por Hilary Clinton. Entiendo que en estos momentos muchas personas en Estados Unidos crean que sólo hay dos opciones: Clinton o Trump. Sin embargo ¿por qué debemos limitarnos sólo a elegir entre A o B? Estoy convencido de que no es aceptable ni A ni B, ni Clinton ni Trump, y elegir el menos malo (o menos mala) no debería ser opción.

Digo #NeverTrump por su posición radical, racista, antiinmigrante, su inexperiencia en la administración pública, por la ridícula propuesta de levantar un muro "pagado por México" (y aquí me detengo porque si lo sigo calificando necesitaré otras cuatro publicaciones).















Y digo #NeverClinton porque ella está siempre en el límite de la legalidad, tan descuidada en el uso de información oficial y secreta, tan distante de las mujeres, los jóvenes, y de la mayoría de los ciudadanos (hombres y mujeres de centro) ... siempre tan cuestionada. Así que, ante un proceso en donde ninguno de los candidatos es aceptable, abrir la baraja debe considerarse seriamente.


Mis compañeros, colaboradores de CNN en Español, María Cardona, Roberto Izurieta, Dan Restrepo (a quienes aprecio pero con quienes seguido no coincido) y su servidor asesoramos desde hace años a candidatos presidenciales en muchos países. Casi siempre llegamos a un punto del entrenamiento en medios o “media training”, en que les señalamos que deben estar preparados para no caer en la trampa del "A o B" y decidir sólo entre dos posibilidades. Parafraseando el artículo de Kevin D. Williamson, es un truco retórico de niños el declarar que sólo hay dos opciones.

Es esta mi postura frente a una tendencia que nos quiere obligar a optar sólo entre dos candidatos que, como si fuera poco, están entre los candidatos menos valorados en la historia de los Estados Unidos, con porcentajes negativos de ¡hasta el 60%!

Es cierto que sólo quedan unos días para la Convención Republicana a celebrarse en Cincinnati, Ohio; sin embargo, yo, junto con muchos, (especialmente los republicanos hispanos), espero que nuestro candidato no sea Donal Trump que tanto reprochamos porque tanto nos desprecia. Tiene que haber otra opción. Una opción C.

Algunos se han convencido de que la opción C es la del Libertario Gary Johnson. Hace unas semanas se desarrolló el Foro Libertario de CNN con una visión alternativa a las de los partidos tradicionales demócrata y republicano. Otros creen que la opción C será un independiente como el senador estadounidense Joe Lieberman, (quien el excandidato presidencial John McCain consideró como opción para vicepresidente).

Es interesante y triste que esta elecci��n no fuera decidida por los votantes a favor de alguien (de Clinton o de Trump) sino por los votantes contra alguien (los #NeverTrump y los #NeverClinton). ¡El bloque de votos negativos más grande podría decidir quién es el próximo presidente de Estados Unidos!

Puedo parecer romántico o inocente pero si esta gloriosa nación eligió para dirigir sus destinos a un afroamericano y hoy -por vez primera en la historia- postula como una de sus candidatas a una mujer, ¿por qué no pensar que surgirá un nuevo líder que la mayoría podamos apoyar para llevarlo a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica?

Las crisis suelen ser momentos de oportunidades y, en tiempos de grandes problemas nacionales, aparecen los grandes líderes. ¿Por qué no creer que la gran nación de la democracia, -que tan bien lo ha hecho en otros momentos- pueda ofrecer en este momento crítico posibilidades aún no pensadas?

Finalmente, una reflexión muy especial a mis hermanos cristianos, católicos y protestantes, -en especial los que se reunieron hace poco con Donald Trump-. ¿Cuándo fue que nosotros, los cristianos, empezamos a votar por "el menos corrupto", el "menos inmoral", el "menos indecente"? ¿Cuándo dejamos de votar con base en nuestros principios? ¿Verdaderamente podemos votar por Trump y no abandonar nuestros valores cristianos? (Sé que podría hacer la misma pregunta sobre Clinton.) Pues, yo no. Yo no estoy dispuesto a renunciar a todo lo que creo y, de verdad, ... espero que ustedes tampoco. ¡Trump no representa nuestros valores, ni cristianos ni americanos!

El filósofo Descartes nos dijo que la base del poder creador es una idea. Por eso, seguiré pensando y orando para que otras ideas/opciones se gesten en la mesa electoral y que, si somos suficientes los que luchamos –de eso estoy seguro-, puedan concretarse. La historia la escribimos todos y ... yo no estoy dispuesto a quedarme con la de los otros. Ni A ni B. Ni Clinton ni Trump.




PowerPost
 Follow @powerpost
 Get The Daily 202 Newsletter
The Outrage Machine
Opinion: Bang away at the Trump Piñata
By: Juan Hernandez, July 7, 2015

On trips to Panama, I love staying at the Trump hotel. The service is excellent, the rooms are plush (with a bathtub in the center of the bedroom), the ocean view is breathtaking, the espresso machine is incomparable and Trump Jr.’s looped television message tells me I am a VIP. Not bad for around $150 per night.

[juan]

I think the order in which I began receiving phone calls about Donald Trump’s attacks on immigrants is revealing. Friends from Central America were the first to call, asking if I had heard the insulting comments from the owner of the hotel I always raved about. The second callers were my friends from Mexico who know I am a Republican and hoped I would not support Trump if he became the GOP nominee for president in 2016. The third set of calls came from my Democrat friends who are always glad to jab me for supporting the Right. Lastly, my U.S. Latino friends called concerned about the American image abroad. The point is: the story is biggest outside the U.S.A.

Now, my Democrat friends want this to be a big story about U.S. Latinos all getting in line to vote Democrat because of Trump’s insults. It’s not.

As I debated Dan Restrepo (former Obama adviser) on CNN Español’s Directo USA, Latinos know the Republican Party has many (14) presidential hopefuls. This is not only a historic number; it is historic in its variety.

We have two Latino candidates: Sens. Marco Rubio (Fla.) and Ted Cruz (Texas), (one who supports and one who does not support a path to citizenship for the undocumented). We have one woman: Carly Fiorina, former Hewlett-Packard CEO. We have an African American: Dr. Ben Carson, author and popular speaker with a Horatio Alger story. We have an Indian-American, Bobby Jindal, our most pro-melting pot candidate. We have Govs. Rick Perry and George Pataki, who were first and third to pass state Dream Act laws.

We have Sen. Lindsey Graham (S.C.), who is more [Sen. John] McCain than McCain in supporting immigration reform. We have Gov. Chris Christie of New Jersey who likes to tell-it-like-it-is, the “blue-collar conservative” former Sen. Rick Santorum (Pa.), the Libertarian and tea party coalition builder Sen. Rand Paul (Ky.), the fiscal conservative son of a preacher Gov. Scott Walker (Wis.) and the Christian former Baptist preacher and ex-Gov. Mike Huckabee.

Leading the race, right now, is former Gov. Jeb Bush of Florida, married to a Mexican-American, strongly supportive of immigration reform, almost perfectly bilingual and not afraid to say he will create a new and better relationship with Mexico. Oh, and, I forgot, “tenemos un insultante showman, Donald Trump,” as I said on CNN Español.

Of course, my Democrat friend Restrepo would like for Trump to “represent the values of the GOP.” And if that were the case, we would be in trouble. But Trump only represents Trump. And Latinos know it. Saying that Mexican immigrants are “rapists” and “killers” is of course insulting. It is a shame that these words came from a presidential hopeful who sets himself within our party. It is a disgrace that a U.S. American, a descendant of immigrants, would speak of Mexican immigrants this way. Mexico is our neighbor, our friend, our second most important business partner (buying more goods from us than China) and many, many of us have family members there. The message from all Latinos is clear. Mr. Trump: No te metas con mi familia! Don’t call my family rapists and killers!

Now, how will Trump’s insults affect the Hispanic vote in 2016? Para Nada! Those of us who have worked on campaigns around the world know that to win a campaign, it is important to differentiate yourself from the other contenders. And when there are 14, you must make quite a splash to get attention.

Ross Perot, wealthy like Trump, differentiated himself as an independent candidate showing off all kinds of business graphs and plans to improve the U.S. economy. (But Trump is no Perot.) Our friends in Mexico were shocked last month when, in the industrial state of Nuevo Leon, the first independent in Mexico’s history won the governor’s office. “Bronco” Rodriguez differentiated himself by cursing politicians of the Mexican right and left, riding horses to rallies and using only social media for advertising. (But Trump is no “Bronco.”) In Guatemala today, a wealthy businessman called Juan Gutierrez is running for president calling on the Guatemalans to join a Crusade Against Corruption. Using creative Dick Morris TV spots, Gutierrez is demanding that the current president resign. (But Trump is no Gutierrez.) Trump has definitely differentiated himself as a candidate but by insulting the largest U.S. minority group. Not a good strategy.

Will his insulting manner hurt the Republican nominee in his or her outreach to Hispanics? Not at all. His GOP competitors should be glad that he is committing political suicide. He helps them with the differentiation they desperately need in a 14-way race. Those Republican candidates who can demonstrate they know how to solve the immigration crisis in a truly comprehensive and compassionate manner will win over Latinos.

Let’s not forget that until last week, the Republicans were not the great deporters of the undocumented — President Obama was, according to National Council of La Raza head Janet Murguia, who dubbed him the “Deporter-in-Chief.” No other president has deported more undocumented immigrants, and the last comprehensive immigration reform was passed under Ronald Reagan. And Latinos remember.

Latinos are looking away from the party that has given them eight years of broken promises. There is no GOP pinata. It is only Trump.

Oh, and Mr. Trump, cancel my reservation at your hotel!

Juan Hernandez was the Hispanic outreach director for the 2008 John McCain presidential campaign. He is an adviser to Latin American government leaders, founder of the Center for US-Mexico Studies at the University of Texas at Dallas, founder of the Vicente Fox Presidential Series at Texas Christian University and Co-Founder of Hispanic Republicans of Texas and Hispanic Leadership Alliance. 

https://twitter.com/PowerPost/status/618451582640881664




​the book 

on immigration

​    preface by dick morris